domingo, 23 de mayo de 2010

"DON LUIS ÁLVAREZ TORRES". UN SEÑOR ACTOR TRIUNFADOR EN "COLLACOCHA".

"Luis Álvarez".
Indudablemente un señor actor de actores. Nacido el 29 de Julio de 1913 en Arequipa, no supo de una infancia holgada y creció con ese espíritu propio del que supera sus dificultades en base a su esfuerzo. Es Luis Älvarez, el que se impuso a la cruel y adversa historia de su niñez y que llegada la juventud, jamás pudimos conocer su verdad. No logró lo que era su mayor meta y aspiración: culminar sus estudios. Lo llamó el ejército y estuvo en Colombia, avizorando su futuro con ensayos teatrales en medio de la frontera selvática y entreteniendo a los soldados. Lo evoco con  mucha simpatía cuando integraba el elenco del  radioteatro que dirigía Alberto Sorogastúa en Radio Victoria. 

No podíamos entender que Luis Álvarez, el laureado gran actor del teatro peruano, se sometiera a las indicaciones de alguien, evidentemente no superior a él en el campo teatral Era sorprendente su gran ánimo y humildad. Nos convencíamos antes de tiempo que el "actor", en su lucha por la supervivencia, tenía que recurrir a estos extremos. Su carcajada sonora y natural y sus bromas a Consuelo Rey o a Ana Mendoza a las que "osculeaba" en las mejillas, hacía olvidar su drama humano. Sus tomaduras de pelo, muchas veces pesadas, las tomábamos como si fuera un honor, si procedían de él. Era el optimista actor que hacía del ensayo, todo un recreo.

¡Así era yo!  ¡Un galán!
Sus humoradas mostrando su dedo meñique mocho y sus recuerdos de excelente motorista del tranvía, nos dejaban perplejos. Me decía: "Tu eras un gorrero. Yo te conocí.". Todo lo que reseño sucedía en el ámbito del radioteatro. Estaba muy jovencito Alfredo Bouroncle quien, paradójicamente a nosotros, se mostraba extremadamente serio. Cuando la televisión estaba ad portas, Luis Álvarez decía: "a mí que me dejen en la radio". Es que los críticos decían que los "feos" no tendrían cabida en la nueva industria y Don Luis agregaba: "y a los viejos también". Jamás tomó en serio esas advertencias y poco tiempo después triunfaría igualmente en la televisión. "Así era yo", parece decir Don Luis en esta foto.

Con Sorogastúa, gran amigo y excelente narrador de fútbol a quien también reseñaremos, cumplimos al lado de Luis Álvarez  un rol diferente. Nos tocó cantar. Se trataba de una comedia musical en Radio El Sol y en la que figuraban como invitados Rosa Palma "Fetiche" y el "carreta" Jorge Pérez. Todos hicieron su papel de actuación y canto pero menos Don Lucho. No se animaba a hacerlo y tuvimos que doblarlo en los trozos musicales que le correspondían.  Asi era el radioteatro. Luis Álvarez retornaba al día siguiente con otra de sus ocurrencias y en referencia a su "voz de cantante". Le habían hecho una propuesta los de la Zarzuela, ante su apoteósico debut y soltaba la carcajada franca y contagiante..

Luis Álvarez, Alberto Sorogastúa, Pedro Espichán
y José Carlos Serván en Radio "El Sol". 1959.
Ponderarlo como el ícono de "Collacocha" sería exagerar en esta reseña. Hay comentarios sobre su sin igual actuación como el ingeniero Echecopar, nada menos que de Ricardo Blume y de Fernando Belaúnde Terry. Los invito a leerlos en Internet y quedarán sorprendidos. Si me referiré a la representación de esta obra de Enrique Solari Swayne en Canal 2 de Televisión, el de José Eduardo Cavero. Con una gran escenografía y la iluminación especial del ingeniero Panta, profesional del cine americano, Luis Álvarez reeditó de manera triunfal, su actuación en los Teatros del Perú y América. Quedamos conmovidos de tal suceso.

Debutó en los años 40 egresado de su propia academia teatral de la vida. Estudiaría en  la Escuela Nacional de Arte Dramático y sería su primer egresado. Como maestro formó a actores de la talla de Ricardo Blume y realizó múltiples obras en su prolífica vida artística. Hizo televisión y allí están "Simplemente María" y la historia de "Natacha". En el 95 se le rindió un justo homenaje a su dilatada actuación, siendo maestro de ceremonia Pablo de Madalengoitia.  "LUIS ÁLVAREZ TORRES", nos dejó poco después a los 96 años de edad, dignamente y orgulloso de su ancianidad y años dedicados al Teatro Peruano. Gracias.

2 comentarios:

  1. Qué gran actor Don Luís Álvarez. Apenas basta oírlo declamar el poema "Viva el Perú carajo!" para comprender toda la magnitud de su presencia escénica. Su voz encarna la "lucha e indignación de todo un pueblo". Un ejemplo para los jóvenes actores que venimos detrás.

    ResponderEliminar
  2. Qué gran actor Don Luís Álvarez. Apenas basta oírlo declamar el poema "Viva el Perú carajo!" para comprender toda la magnitud de su presencia escénica. Su voz encarna la "lucha e indignación de todo un pueblo". Un ejemplo para los jóvenes actores que venimos detrás.

    ResponderEliminar