miércoles, 5 de mayo de 2010

"LUCHO BARRIOS". ¡SIEMPRE PRIMERO EN EL BOLERO!.

Cantando Boleros "El Rey"
Siempre estaremos ligados a 1950. Ese fue el año y la década en la que nuestro mundo musical se llenó de estrellas a través de la Radio y el Disco. Época de tangos, boleros y por supuesto, valses, polkas, tonderos y marineras. En las viejas casonas  de Lima o en el humilde "callejón" de barrio, era natural el canto brotado de gargantas entusiastas y muy bien entonado. Tarareaba la mamá, la tía o la hija. Eran voces que llegaban a todo lado, mientras lavaban la ropa o preparaban el almuerzo.

Quien sabe si el niño cantor Luchito Barrios, ayudaba a convertir más ameno aquel trabajo. Por esos años y ya lejos de la infancia, este cantor nato seguía el repertorio de Pinglo, Espinel y otros grandes del criollismo, integrándose a los diversos clubes sociales de esta índole. Un incidente, debido a su afan de participar en un homenaje a "Los Embajadores Criollos" en Radio Victoria, se nos marcó para siempre. José Lázaro Tello era el animador y organizador del mismo y tenía un elenco numeroso de artistas.

El joven Lucho Barrios, todavía no el cantor de "Mi Niña Bonita", quería subir al escenario y cantarle a los ídolos del pueblo. Había preparado su versión de "Alma, Corazón y Vida" y habíamos notado su entusiasmo en los ensayos. Tello, que tenía unas de cal y otras de arena, frustró este empeño ocasionando el enfado de Lucho. Estaba lleno de canto y con espíritu triunfal. Conformaría con Paco Maceda y Modesto Pastor, el trío "Los Incas". Tiempo después, surgiría el bolerista triunfador, el que firmaba autógrafos y batía records de ventas con sus discos.

El mejor "Mi Niña Bonita"
Fue el primero que impuso "Rondando tu Esquina", el famoso tango de Charlo convertido en bolero. Éxitos serían "No me Amenaces", "Amor de Pobre" y "Me engañas Mujer". Se agotaban sus versiones de "Mi Niña Bonita", tema español que adoptaron los papás para engreir a sus niñas. Lucho Barrios, marcó toda una gran revolución musical y al momento aparecieron sus seguidores de estilo. "Pedrito Otiniano", primera voz del "Trío Continental", neto criollo, emigró al campo romántico siguiendo sus huellas.

Constante viajero y trotamundos, con su  estampa bonachona y feliz, cruzó por todos los puntos cardinales. Triunfó rotúndamente en el Ecuador, Chile, Bolivia, Colombia y hasta en la Argentina. Radicó mucho tiempo en los Estados Unidos, hizo giras por Europa, pero siempre recordando a su Patria. A modo de recordarlo y ya en la televisión, sonreía mientras cantaba un dramático bolero. Se acostumbró a ello y Ferrando se lo hizo notar. Le respondió: "El drama va por dentro, mi querido Augusto". Y siguió para siempre, igual.

Al completar esta reseña, nos aunamos al dolor que embarga a nuestro pueblo por su deceso el día de hoy. Estuvimos pendientes de su recuperación y nadie se imaginó lo peor. Se va el amigo, el colega y el artista. Como siempre, vienen los homenajes a destiempo. Seamos realistas. Estuvo olvidado, luchando por seguir en la ruta que se trazó y que sólo la muerte cortó. "LUCHO BARRIOS", fue ¡EL PRIMERO!. Ese es su mérito y mientras existan los románticos de ayer y de hoy, permanecerá con nosotros. Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario