martes, 14 de septiembre de 2010

NÉSTOR CHOCOBAR: "EL BARDO CRIOLLO QUE FUE EL MEJOR TROVADOR".




Nos tocó hablar sobre Lorenzo H.
Sotomayor en el auditorio de la
Municipalidad de Miraflores.
"¿Recuerdas dulce amor ese vals? Aquel valse de antaño que escucháramos cantar. Triste en su verso y melodía y muy precioso en su armonía, que al oirlo me ponía sentimental. Jamás podré olvidar la emoción, de aquel muchacho criollo aquella noche al cantar. En el teatro con la orquesta, como si algo presintiera que su vida pronto iba a terminar. "Yo te pido guardián que cuando muera, borres los rastros de mi humilde fosa". Eran las palabras de aquel vals que escuché yo cantar, al galán más criollo que por años fue el mejor trovador. Y que en mil canciones, cuando las cantaba, ponía su alma y a todos gustaba, ese bardo criollo era Néstor Chocobar. 

Letra y música de Lorenzo Humberto Sotomayor y que el propio Lorenzo señalaba en las entrevistas al periodismo. En la grabación de este tema, se solía agregar a Rodolfo Coltrinari, quien hizo los arreglos del vals e inclusive compuso la entrada especial que lo distinguió e hizo famoso. Colaboraba así el gran músico argentino con una instrumentación para orquesta y solista. Lo clásico en aquellos tiempos era el acompañamiento de piano y guitarras y generalmente de oído. Se ingresaba a una nueva etapa que se incrementó aún más con la llegada de Domingo Rullo al Perú.

Rodolfo Coltrinari.
La noche que me tocó representar a Lorenzo Humberto Sotomayor, a su pedido, en la ceremonia dedicada a él y a Serafina Quinteras por Alberto Andrade Carmona, entonces Alcalde de Miraflores, tuve ocasión de conversar con Rodolfo Coltrinari y Domingo Rullo, a mucho orgullo mis amigos. Reafirmó Rodolfo lo que siempre decía Lorenzo. Lo cierto es que el maestro argentino, muy sencillo y verdadero colega, "le lavó la cara" a nuestra querida música. Méritos que es bueno reconocer y dejar manifestados en esta reseña que sólo pretende evocar a nuestros artistas.

Ambos conocieron a Néstor Chocobar que en realidad era Héctor y fue amigo de Fidel Ramírez Lazo en sus inicios en Radio Delcar de Chiclayo. Allí estuvieron Jael Bejarano, Ismael Hoyos y el propio Néstor Chocobar en busca de fama y trabajo. Chocobar convenció a Fidel para venir a la capital y de todos estos artistas, como igualmente de Luis Abanto Morales, sabemos que aquel bardo criollo fue muy sencillo y cantaba como los dioses. Mucho sentimiento. Algo gordito y de mediana estatura. Era un actor dramático de melodiosa voz que estudiaba en lo más profundo cada tema musical y, como Gardel, le sacaba partido al máximo. Un fuera de serie. Fernando Farrés conoció a Chocobar y afirma que estaba a la altura de los más famosos del criollismo por esas épocas, algo así como un Roberto Tello. Tuvo voz y estilo propios.

Domingo Rullo Basílico.
De nuestra colección de revistas y el famoso "Cancionero de Lima" no podemos extraer datos que nos ilustren algo más sobre Néstor Chocobar. Realmente su fama fue breve, porque murió bastante joven en 1945 y no pudo realizar las famosas giras de otros a Chile o Argentina en donde la ODEÓN, firma discográfica, supo registrar a Jesús Vásquez, Los Trovadores del Perú, Jorge Huirse, Los Morochucos, Los Mensajeros del Perú, Delia Vallejos y Los Trovadores Limeños entre otros. Faltó Nestor Chocobar. Pienso, por otro lado, que su estilo tuvo alguna semejanza al practicado por Sifuentes, Abanto o Javier González, por nombrar tres voces.

Si agregamos a lo anterior el sentimiento que imponía a sus interpretaciones, estamos recordando a un artista que, a través de la radio, portadora sólo de su voz, se hizo querer mucho. "Un Vals y un Recuerdo", es su mejor semblanza y gracias a esta inspiración de Lorenzo Humberto Sotomayor, se mantiene la historia de aquel bardo criollo que fue el mejor trovador: "NESTOR CHOCOBAR". Nuestro modesto pero sincero homenaje al intérprete que no conocí y que de tanto oír hablar a mis padres y gente mayor que yo, reseño y saco del olvido para complacer a miles de seguidores del criollismo musical de nuestro querido Perú. Gracias.

4 comentarios:

  1. Gracias a Ud Maestro, por la nota descriptiva, estoy escribiendo por primera vez en su blog y es una fuente de informaciòn muy importante que todos debemos leer con atenciòn para aprender mas de la historia de nuestros valores nacionales. Lo que sucede es que la gente de hoy no conoce quienes fueron los autènticos valores de la canciòn criolla. Resulta extraño que no existan grabaciones de Nestor Chocobar, porque comtemporaneos de èl como Jàel Bejarano y Jorge Escudero, si grabaron discos. Y es mas; gente mas antigua como Montes y Manrique, quienes viajaron a New York en 1912 para grabar en el sello Columbia han dejado para la posteridad varios grabaciones. No se si Ud alguna vez tuvo en sus manos un disco Columbia de carbòn y de 78rpm, del año 1915, eran muy pesados y algunos grabados por una sola cara. Cuando uno los ponia en el tocadiscos se escuchaba una voz que decia en español:" Este es un disco marca Columbia", y luego empezaba la canciòn impresa.
    Ha sido muy grato conversar con Ud Maestro

    ResponderEliminar
  2. Tenemos esos discos de carbón y si Chocobar grabó alguna vez, aunque sea un par, lo más probable es que se rompieron. Por esos tiempos el famoso Calcagno grababa en Lima y asi están esas reliquias de "Los Chalanes" con el propio Lorenzo. Si estuviera vivo mi amigo Liza Fontinier, verdadero coleccionista, quien sabe haya llegado alguna grabación de Nestor Chocobar. Voy a averiguar con Montoya o Ugaz, de esa época o con Avilés, a la de quien se parecía la voz de este artista. Gracias por lo maestro.

    ResponderEliminar
  3. Don José Carlos....ha escrito tanto que surgen muchas preguntas. Ojala pueda urgar entre sus recuerdos y nos ofrezca información sobre tony yalú y Jael Bejarano. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Amigo Luis Pareja:
    Gracias por evocarme a esos buenos cantores de Mollendo. Los conocí a ambos. Jael, allá en el 1957 y a Tony, especialmente en casa de Pablo de los Andes. Tengo recuerdos que me van a permitir escribir sobre ellos. Un abrazo.

    ResponderEliminar