martes, 16 de noviembre de 2010

"PIERO SOLARI". OTRO ITALIANO QUE NOS REGALÓ SU VOZ Y ARTE DE CANTOR.

Piero Solari
A modo de enlazar recuerdos, traemos la figura notable de Piero Solari. Aquel bonachón y gentil ciudadano italiano que se hizo querer y se confundió con el pueblo a través de sus canciones. Muchos años de estar en Lima, prácticamente lo convirtieron en un peruano más. Hizo familia en esta tierra y laboró con la clásica tesón de los que conquistan el mundo con esfuerzo y pundonor. No lo puedo olvidar en su imprenta del céntrico jirón Washington y saber que muchos de sus trabajadores lo recuerdan con nostalgia.

Nos veíamos continuamente en Radio Nacional por 1960. Concurríamos al radioteatro de Guillermo Lecca y en ese auditorio, vieja reliquia desaparecida lamentablemente, aprovechábamos para deslizar nuestros dedos sobre los teclados de sus pianos de cola. Allí compartimos música con Piero Solari. El ponía la voz y sus canciones italianas y nosotros, imberbes todavía en la música, nuestro entusiasmo para acompañarlo en "La Torre de Pizza", "I Pompieri Di Vigiu", "Funiculi Funicula" y otras muy famosas de la época.

Un barítono lírico cuando se lanzaba a cantar "O Sole Mio", con el clásico registro de su tesitura y abordando el repertorio de Gino Becchi y hasta del propio Carusso. Pero, indudablemente, la canzonetta era su fuerte. Los temas modernos de esos tiempos como "Dove sta Zaza", "Marechiare", "Vola Colomba" y otros que, en su famosa producción de "Cien Años de Música Italiana" hizo escuchar a miles de asistentes a los Teatros en donde se escenificaron. Piero Solari, vivió para cantar y alegrarnos con su arte.

En "Loquilandia".
Debo evocarlo en su otra faceta de humorista. La famosa época de "Loquilandia" en Radio Central de la calle Belén con diversos artistas de la imitación. Los libretos de Freddy y el piano de Pepe Morelli, servían para que este artista nos demostrara toda su versatilidad. Desde el comienzo de la audición, el hacía oír su voz. El canto se manifestaba con sabor de humor y el popular Piero Solari, feliz de estar en su salsa. No he conocido otro personaje que se parezca a él. Siempre cantando o silbando una canción.

Esas celebraciones en el Circolo Sportivo Italiano, volvió a juntarnos ya en el campo profesional. Piero, de manera espontánea, se convertía en el animador del espectáculo. Recuerdo a mi amigo Renato Fontanella, Presidente en aquellos tiempos y toda su familia, disfrutando de las canciones de este gran cantor. Nuestro acordeón electrónico, el famoso Transicord, servía para el acompañamiento a tantas canciones que él tenía en su repertorio y que conocíamos a través de los años y nuestra afición a la música italiana.

Guardo un L. P. de su producción "Cien Años de Canciones de Italia en el Perú". Allí nos hace disfrutar con sus hijas, dos excelentes cancionistas de estirpe como su padre, de ese maravilloso repertorio italiano. Nos dejó, como es el destino de todos, pero, la figura de PIERO SOLARI está siempre presente entre los que le conocimos y amamos sus canciones. Fue el eterno Embajador de la Canción Italiana y no tiene sucesor. Ya canta su "Serenata Celeste" en el cielo y desde esta reseña le decimos: "Arrivederci Piero". Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario