domingo, 12 de diciembre de 2010

MAX OBREGÓN MIKKELSEN. PERIODISTA, LIBRETISTA Y ESCRITOR. MAESTRO Y FORMADOR DE COMUNICADORES SOCIALES EN EL PERÚ. PADRE DE NOTABLES Y JÓVENES PERIODISTAS.

Max Obregón
Mikkelsen
Se me ocurrió llamar por teléfono a quien ocupa en esta ocasión nuestras reseñas. Me refiero a Max Obregón Mikkelsen, amigo de las mejores épocas. Aquellas del radioteatro y de los musicales de auditorio. Está ligado con nosotros en eterna amistad. El 13 de Diciembre es su cumpleaños y no podíamos dejar de saludarlo con motivo de los 85. ¡Qué fantástico! Quiero acompañarlo, con mis mejores deseos, en la recuperación de la salud de Soledad Rossi Pérez, su esposa, actriz y amiga también de nuestra familia. Una complicación a causa de haber sido operada, la tiene a la espera de un milagro que la recupere. Percibí a través de la voz de Max toda su inmensa preocupación que, como es lógico, también  acongoja a sus hijos y a este fiel amigo de tantas jornadas radiales. Elevaremos nuestras oraciones al Dios Supremo y tal cual sucedió con nosotros, muy pronto sabremos de su rehabilitación. Para Max Obregón y sus hijos,  les transmito mis deseos de que así sea. Jesús y su Madre Santísima, están con ella y escucharán nuestros ruegos.Así será.

Eddy Martínez, Gaby Rossi y
Soledad Rossi de Obregón.
Guardo y atesoro una grabación del programa radial "La Voz y la Melodía" que transmitiéramos en "Radio Luz", cuyo libreto fue escrito por mi amigo Max Obregón. El presentador fue el locutor boliviano Gastón de Villegas y que anuncia las canciones interpretadas por "Gaby Rossi", "la estrellita de nuestra audición", mi esposa. La secunda en el acordeón "Nestor Mezarini", seudónimo que utilizamos en esa ocasión para diferenciarnos de José Carlos Serván, que interpretaba con su locución dos crónicas vivas redactadas por Max Obregón Mikkelsen. Año 1964. La foto de la derecha nos muestra allá por 1956 y posando frente a "La Cabaña", donde funcionaba Radio Victoria, a quienes nombramos en la misma.

Por 1954 llegó a Radio Victoria como libretista de los programas de auditorio. Había que glosar lo que leían Carlos Alfonso Delgado, Armando Ortiz Lambert, Marco Antonio Castro, José Lázaro Tello y Moisés Arias Galdós, animadores de auditorio, y que encontraban en sus libretos la mejor vía para lucir sus voces. Conocer las letras de las canciones que interpretaban Jesús Vásquez, "Los Embajadores Criollos" y "Luis Abanto Morales", por citar tres, era fundamental. Alberto Arenas y Ana María Älvarez, lamentablemente en el más allá, y quien reseña esta nota, hacíamos la locución comercial. Soy testimonio viviente, gracias a Dios, del talento de escritor y libretista de mi amigo y querido colega radial Max Obregón Mikkelsen.

En Radio Restauración: Víctor Nazareno, Dorothy
Palacios, Leonidas Carbajal, Judith Acuña "Wara
Wara", Carlos Serván y Estrellita Marvél. Abajo:
 HugoNalvarte, Max Obregón y Jesús Salazar.
Otra experiencia con él sucedió en la vieja "Radio Restauración", en lo que fuera el local del Cine "La Mútua" del Jr. Huancavelica en la Lima que se fue. Nos convocó a un radioteatro y tuvimos la oportunidad de alternar con Leonidas Carbajal, nuestro querido personaje de "Trampolín a la Fama" y "yuntas" por esos tiempos. También con Judith Acuña, luego consagrada como "Wara Wara" y que tenía mucho talento para el campo actoral. Otra querida amiga y actriz, Dórothy Palacios y el desaparecido actor, Víctor Nazareno Silva, ensayábamos en casa de Hugo Nalvarte, esposo de Judith Marmol, más conocida como "Estrellita Marvél". Max Obregón fue huérfano a los seis años de edad y aprendió el oficio de panadero a fin de ayudarse a pagar sus estudios. Ese es su mayor mérito y que pocos conocen. Nacido en los Barrios Altos y nada menos que en la calle "Las Carrozas". Criollo y limeñísimo.

Poco después de escribir como aficionado en "El Panificador" y "Clarín", periódicos de carácter mas laboral que lo otro, Max Obregón Mikkelsen descubrió su personalidad de periodista. A base de perseverancia y amor propio fue logrando sus objetivos. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes y tuvo el privilegio de compartir la sana bohemia artística con ilustres personajes como Víctor Humareda y Alberto Quintanilla. Entre los de su promoción egresaron Víctor Delfín, Tilsa Tsuyida, Ángel Chávez y Alberto Tello Montalvo. ¡Qué personajes! Siendo barrialtino dominaba su pelota y fue también destacado futbolista e integrando los equipos del barrio. De buena resistencia física y también maratonista en el atletismo. Secretos de una vida sana y ejemplar.

Max Obregón dirige a Leonidas Carbajal, Dorothy
Palacios, José Carlos Serván y Víctor Nazareno en
un radioteatro de la época. Década de 1950 y en la
que nació nuestra eterna amistad.

Esta fue otra etapa radial inolvidable con MAX OBREGÓN MIKKELSEN. Maestro de muchas generaciones de excelentes periodistas, libretista y gran escritor. Nos sucedió en emisoras como radio Luz y la antigua Restauración. Hemos continuado y él ya en el campo de la formación educativa de lo que ha sido siempre su vida. Con descendencia en las letras y el periodismo a través de sus hijos, que siguen dándole brillo a su ilustre apellido, ahora, como los Obregón Rossi. Un amigo querido y a quien le deseamos muchos nuevos 13 de Diciembre para felicidad de su familia y de quienes sabemos de su generosa amistad. Gracias.

5 comentarios:

  1. José Carlos, mi profundo agradecimiento por esas palabras que dedica a mis padres, especialmente en momentos tan difíciles. Solamente un amigo, de gran sensibilidad humana, akilata en su memoria escenas tan bien descritas. Al ser el mayor de la familia Obregón-Rossi tengo el privilegio de haber escuchado a mis padres sobre sus inicios como pareja y de los amigos que tuvieron por aquellos años, y usted es uno de ellos. Posteriormente, pese a no conocerlo personalmente, por ellos me enteré que usted era el famoso "hombre del acordeón" que tantas veces mencionaron en la televisión.

    Un abrazo y a sus órdenes.

    Max Obregón Rossi

    ResponderEliminar
  2. Max:
    ¡Cuánto aquilato esas expresiones! Se puede estar separados físicamente pero espiritualmente jamás existió tal cosa. Sientan orgullo de sus padres y esta es una demostración de lo que valen. Hace más de medio siglo que dejamos de vernos pero el teléfono siempre fue un nexo para alimentar esa llama que jamás se extinguió. Es esta reseña, ahora que estoy metido en Internet, la que tiene un verdadero valor emocional. Gracias muchachos Obregón Rossi. Los abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Distinguido Señor: buscando datos del pasado acerca de msi abuelos maternos Hugo Nalvarte y Judith Marmol, encontré esta gratísima sorpresa en su Blog. Quisiera saber si cuenta usted con alguna información más acerca de ellos en cuanto a fotografías o recortes periodísticos o recuerdos en su memoria. La información que la familia atesoraba sobre ellos se perdió hace muchos años ya. Gracias por publicar esa fotografía¡ Mis mejores deseos para usted y su familia.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Vargas:
    La única persona que les puede dar datos de sus abuelos es Max Obregón Mickelsen. Lo llamaré e indagaré por ellos. Ha pasado más de medio siglo de aquella foto. Espero tener suerte. También figura en la guía telefónica. Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. Saludos para don Max. Tengo la suerte de conocerlo.

    ResponderEliminar