jueves, 23 de diciembre de 2010

ROSA MIRIAM. "LA DAMA DEL TANGO" EN EL PERÚ.

Rosa, Rullo, D'Angello y Valverde
La vocación a la música sale a luz en nuestros primeros años. Niño que entona bien, de seguro cantor futuro. Ese es el caso de quien adorna con su reseña esta página. Para que la conozcan mejor, se llama Rosa Miriam Fernández Infantes, que desde niña sintió la necesidad de expresarse a través del canto. La colegiala del "Inmaculada Concepción" que ganaba aplausos en cada ceremonia especial y lo disfrutaba interpretando valses, rancheras, boleros y especialmente el tango. Su autora favorita "María Grever" y sus canciones inmortales.

Me la imagino muy alegre y saltarina. Ligada al canto y trinando como los pajaritos. Deleitándose y aprendiendo el repertorio de Libertad Lamarque, que es su fuerte y por ende, su escuela. De allí su afinación y estilo, muy cercano al de la "Novia de América". Similitud de voces que, cerrando los ojos y sin ánimo de comparaciones, cuando en un escenario se presenta como "Rosa Miriam", el público encandilado cree escuchar a la gran actriz y cantante, símbolo eterno del cancionero argentino e internacional. 

Se inició en este recreativo mundo musical como la obligada a cantar en toda fiesta o reunión familiar. Dicen que empezó a trabajar y bastó que alguien la oyera para ser la atracción de su centro de labores. Cantaba "Júrame" y era obligada a la repetición. Lo mismo sucedía con "Te Quiero, Dijiste"  la otra composición de María Grever y conocida mayormente como "Muñequita Linda". Así cautivaba a sus colegas y conquistó el corazón de su inolvidable y eterno amor de siempre Alberto Roncagliolo, ahora al lado de Dios.

Fue su pausa en el canto y se dedicó íntegra a su hogar. Para ella bastaba sólo un admirador hasta que, con la aprobación del mismo, tuvo ocasión de volver a lo que siempre fue su otro amor: el canto. Conoció a Beni Awad, ligado a una peña tanguera y se matriculó en primera carpeta. Volvieron a escucharse sus gorjeos y estos llegaron a oídos de Domingo Rullo que, sin mayores trámites, la hizo estrella de su espectáculo en los diversos escenarios en los que se presentaba. Allí fue bautizada como "La Dama del Tango".

Tuve la enorme satisfacción de conocerla y difundir sus discos en mi programa "Musiencuentros" en Radio Nacional del Perú. Conservo y atesoro su cassette "A mis Amigos" y disfruto con "Caminito", "El Día que me quieras" y otros inmortales tangos que cobran vida en su extraordinaria voz. En la celebración de mi Tercer Aniversario, fue muy gentil en llegar con Domingo Rullo, Eleazar Valverde y José D'Angello, cantando como Dios la creó. Una fineza que no olvido y que acrecentó aún más nuestra sincera amistad y admiración.

Algo más. ROSA MIRIAM, "La Dama del Tango", continúa sus presentaciones artísticas con otro grupo de buenos intérpretes del cancionero argentino. La obra de Domingo Rullo, tiene continuidad con todos aquellos artistas peruanos que forjó y lo recuerdan siempre a pesar de los muchos años que nos dejó para siempre. Por ella me enteré del estado de salud de Eleazar Valverde Chale y. Dios mediante, como nos sucede a nosotros, confiamos que se recupere pronto. ¡Feliz Navidad "Rosa Miriam"! Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario