jueves, 19 de julio de 2012

CARLOS HAYRE RAMÍREZ. RELIQUIA MUSICAL DE SURQUILLO. HA FALLECIDO EL AUTOR DEL VALS "DESPERTAR". MÚSICO NATO Y CON UN HISTORIAL GIGANTE COMO ÉL.

Carlos Hayre
Esta vez le pido disculpas a Carlos. Como somos amigos, lo habíamos dejado para después con nuestras reseñas. Hoy nos enteramos de su deceso y se nos ha escarapelado el cuerpo. A pesar de ello, me dio mucho gusto verlo en un especial que hiciera Ricardo Belmont en su canal de televisión, como siempre, al lado de Manuel Acosta Ojeda y otros criollos. Ya con un montón de años encima y luciendo una boina que le cuadraba muy bien. De joven fue de buena pinta y simpatía por donde se le viera. Siempre enamorado de su guitarra y con la que acompañó cientos de serenatas en mi querido Surquillo. Estudió en el Centro Escolar 401, el del famoso Angel Fernández Dávila "El Carioco". La foto de joven certifica lo expresado. De mucha popularidad por su arte y su guitarra. Amigo común del poeta Reynaldo Naranjo García. Hablamos de 1948 y éramos estudiantes en el mencionado colegio, conocido también como el "Primavera".

Su otro mundo fue el
de las grabaciones.
En Navidad y en Fiestas Patrias, visitaban el barrio los circos y el muchachito Hayre demostraba su arte criollo y tropical acompañando a un morenito llamado "Kiko". No existían los equipos amplificadores de sonido como los de ahora y tenían su propia Banda Musical. Allí, en el "Cavallini" o en el circo de "Ozambela" y otros, nos demostraba su arte. Ya era famoso en el barrio. Su casa estaba ubicada entre las calles Inca y Gonzales Prada. Por lo menos nos capturó a nosotros que, siendo niños, nos gustaba visitar el Centro Musical "Ricardo Palma" con los Bolaños y otros. ¿Quién hubiera pensado en esos tiempos la importancia que ganaría Carlos Hayre y que hoy, prácticamente ha quedado olvidado. Siempre recordaba que aprendió con un instrumento de cuerdas, pero hecho con la lata de sardinas a la que su padre le agregó un palo y lograra la forma. Ingeniosa manera de incentivarlo, porque mostraba desde muy niño inquietudes por la música.

¡Voy a tu lado Señor!
A propósito, sin jactancia alguna, Carlos llegó a nuestro hogar y siempre fue bien recibido. Muy tranquilo y bastante joven. Con su guitarra, alternaba con Don Juanito Araujo, un laudista de primera y que integrara el famoso conjunto "Santa Rosa" con otro laudista de su talla llamado Pancho Estrada y otros palos trinadores y mandolinas como Gamarra y Laynes que armonizaban hermosos temas criollos. Se alimentaron así nuestros gustos musicales. En la familia se celebraba a todo dar los cumpleaños de nuestros padres. Mis tíos Antonio y Teodoro Meza fueron socios del "Ricardo Palma" y nos traían serenata con estos artistas y otro cantor sensacional que no olvidé jamás y como lo fue Alfredo Leturia. Cuánto lamento no haber reseñado estos recuerdos con Carlos Hayre a su debido tiempo. Un verdadero profesional de la música y capaz de sostener una disertación  mostrándonos los secretos de la guitarra.

De pícaro acento limeño.
Llegarían los años 50 y creció la fama de "Los Cholos", "Los Capitalinos" y otros conjuntos criollos que competían con "Los Morochucos" y "Los Embajadores Criollos". Carlos Hayre, en sus presentaciones por Radio Victoria con "Los Cholos", reemplazó al primer guitarrista del trío y le dio otro sabor con sus introducciones maravillosas. De allí salió una expresión muy popular dicha por Gadea, su primera voz: ¡Qué checho! Siempre que observaba a una dama en el auditorio que llamara su atención. Y pegó tanto que nos agradaba repetirlo entre mis compañeros de trabajo en el Arsenal Central de Aeronáutica de Barranco. De allí que, por mucho tiempo, fui conocido como "Checho" y perdura el sobrenombre a pesar del tiempo transcurrido. Me encontré ahora poco con amigos de aquella época y me llamaron tal como lo describo: ¡Hola "Checho"! 

Los inseparables amigos Hayre y Acosta.
Tengo grabaciones de "Los Capitalinos" y en ellas participó igualmente Carlos Hayre Ramírez con su guitarra o el contrabajo. En el guapeo se le nombra y responde. Tuvo un estilo muy armónico y con arte sentimental. Ha sido arreglista y acompañante de casi todas las estrellas de la canción criolla e inclusive grabó un larga duración con su propia agrupación. Es extensa su historia, la que vivió silenciosamente. Lo siento mucho por Manuel Acosta Ojeda, su verdadero amigo y compañero de muchas reuniones de cultura musical criolla. Hayre compuso el vals "Despertar", muy famoso y que grabara Tania Libertad con gran éxito. También dedicó el vals "Miraflores", cuando Surquillo todavía no era distrito. Me parece verlos caminar por esa calle "Dante" de nuestros años juveniles. Haría historia y noticia cuando se casó con Alicia Maguiña y por esos tiempos solíamos vernos en la Casa Sterling con Domingo Rullo y otras veces con Erasmo Díaz en la Av. Larco de Miraflores.

Hay mucha nostalgia
en esta expresión.
Necesitaríamos más espacio para seguir reseñando a Carlos Hayre, pero creo que, como muestra de lo que fue, basta este botón. En You Tube se le aprecia en reuniones muy íntimas con Manuel Acosta y demostrando ambos lo que sabían hacer. Sus valses "Tu vida siempre", "Odios y Sombra", "Ya se muere la Tarde" y otros a los que puso música, tienen letra de Manuel. La verdad es que lo siento mucho. No he conocido homenajes a su persona como se merecía. Es que no fue amante de esto. Muy sencillo y de una nobleza humana ejemplar. Ya rasga su guitarra entre liras del cielo y voces que le dan la bienvenida. Hay una película peruana "Sigo Siendo" y en donde hay buen lucimiento de este extraordinario músico, comentando sobre su vida y alternando con el "Contrabajo" en el famoso "Callejón del Buque" en la Victoria. Ha sido nuestro modesto y sincero homenaje en su memoria. Dios lo tenga en su Gloria. Gracias.


2 comentarios:

  1. Lo felicito Maestro, por esta crónica tan llena de aprecio y sinceridad, para Don Carlos Hayre. Ud menciona aquello de los contrapuntos y el guapeo de pulsar un instrumento y ofrecer algun verso o un soneto, yo entiendo que aquello también recibe el nombre de Cantos de Amor Fino, los escuchaba en la radio y también en la televisión de los primeros años. Epocas doradas, que felizmente Ud conserva y narra con la claridad y plenitud; que ya quisieramos nosotros. En varios reportajes que le hicieron en los diarios al maestro Hayre, se afirmaba que sus ancestros fueron europeos. Tal vez Ud, sepa mas de esto. El; siempre se preocupó por enseñar el arte de pulsar una guitarra, por ello en 1970 fue a los estudios de IEMPSA, y grabó para el sello Odeón un long play doble titulado. "Método para aprender a tocar guitarra", acompañaba al disco un libro donde se indicaba la forma de leer el pentagrama.
    Acabo de ver los videos de youtube, donde aparece al lado de Don Manuel Acosta Ojeda.
    Ha partido el maestro Hayre, pero queda vivo el recuerdo del caballero moreno de talla y porte elegante, que dió a la canción criolla su toque de señorio y de gran dimensión musical.

    ResponderEliminar
  2. OLDIES:
    Volveré a decir que con tus conocimientos y recuerdos, le añades lo que da relieve mayor al reseñado. Gracias. Sabes perfectamente que escribimos con fervor y sin mentiras. En algo debemos ocupar nuestros últimos años y que mejor que con estas reseñas en mis 15 blogs.

    Tuve la suerte de tener ocupadas mis horas en tiempos de la radio y la televisión. Me alejé de la bohemia criolla en la que participé "gloriosamente" en mi juventud y mis primeros años radiales. Serían el radioteatro, la producción de propios programas y la familia, los que indirectamente impidieron pudiera vivir más este mundo del criollismo. Me bastó sólo visitar a mis amigos y tener encuentros en sitios claves y gozar de sus testimonios.

    Gracias Luis Alberto "OLDIES".

    ResponderEliminar