martes, 9 de septiembre de 2014

"MARIO MORENO", EL DIBUJANTE PERUANO QUE CARICATURIZABA A LA VIDA. FUIMOS COMPAÑEROS EN "CINCOMANÍA".

Mario Moreno.
Como siempre estas reseñas no tienen edad. Los recuerdos están siempre vigentes y son acompañados por una juventud que no envejece. Es por eso que, después de muchas Lunas, evoco a un querido amigo, sencillo, de pocas palabras y que más se comunicaba con sus dibujos. Su "atelier" en el set de televisión, un rincón o esquina cualquiera, siempre con su maletín y dentro los implementos para cumplir la tarea: Una cartulina y un plumón de tinta negra. Época de "Telecentro" en los estudios de Panamericana Televisión. Tarea a cumplir: Convertirnos en "El Diccionario Parlante". Ojear el gran libro y buscar el significado de las palabras que cada concursante debía descubrir y acertar. El programa se llamó "Cincomanía" y tenía como conductores a Humberto Martínez Morosini. Ernesto García Calderón e Ignacio Cané Pardo. Directora nada menos que Bianca Casagrande que nos dio ocasión de animar.

El Diccionario Parlante
Durante el tiempo aquel, comulgamos con Mario Moreno de la ostia de la amistad. ¿Cómo describirlo? Un personaje blanco, muy blanco y sin mancha alguna que diera sombra a su imagen. Por primera vez teníamos contacto con un caricaturista profesional. Nos captó en una de sus travesuras apenas nos había conocido. Desfilaban los concursante lanzando las bolitas y desde su esquina, con ojos telescópicos captaba rasgos y gestos que reproducía mágicamente en sus blancas cartulinas. Nació con ese don de "fotografiar"  y sin negativo alguno, lograr un retrato casi siempre divertido. Eso era el diario vivir de este maravilloso cusqueño que, por su forma de ser, había asimilado posturas de mismo limeño. Lo que si logró es tener un "modelo" casi exclusivo para sus graciosas caricaturas. A la derecha, justo, la del "Diccionario Parlante" y que nos dedicó con todo su aprecio.

Hombre del Acordeón
A este homónimo de "Cantinflas" se le veía siempre apurado. Aquella maleta que portaba con sus tesoros para dibujar, se nos antojaba un misterio. Usaba la tradicional tinta china y pinceles demostrando con destreza su habilidad y arte para regalarnos dibujos con rasgos seguros. Todo de frente al papel. Sin lápiz y sin hacer borradores. Con la inspiración siempre latente y logrando sorprendentes y risueñas caricaturas. Le hizo muchas a Humberto Martínez Morosini, a Ernesto García Calderón y recuerdo que el director de "24 Horas", el querido amigo Julio Estremadoyro, lucía las suyas en lo alto de una de las paredes de su oficina. Es que nos dibujaba con amor. Sin exagerar defectos y generalmente en los que se apoyan los artistas para lograr un buen trabajo. En este programa nos bautizó Humberto Martínez Morosini como "El Hombre del Acordeón" y que adoptamos para nuestras presentaciones con nuestro grupo instrumental.

Carmencita Thomas y Serván
Además de ser personaje en nuestra televisión, solía "trabajar" en establecimientos en los que discurría mucha gente. Su especialidad, los niños. Los captaba instantáneamente. Compra segura de los padres consentidores. "La Feria del Hogar" fue otro de sus sitios predilectos. Tenía su propio "stand". Cualquier lugar para acomodarse y dar rienda suelta a su creatividad. Hombre feliz y trabajando para su familia. Jamás lo vimos triste ni negativo. En cierto modo, silencioso. Hablaban sus dibujos. De buena presencia y dulce como su propio corazón. Cumplía su tarea y nos parecía imposible que se quedara a matar el tiempo. Ni las empanadas de "Berisso", que compartimos una vez, lograban "sujetarlo". Siempre apurado por retornar a su hogar o, quien sabe, otros lugares en donde demostrar su arte y llevar dinero para sus molinos.

Serván y Martínez Morosini
Ya lejanos de aquellos tiempos, nos causó sorpresa saber de su mal estado de salud. Lo veía en las noticias y quedábamos asombrados de los esfuerzos familiares para lograr atención. Pensábamos que todo había pasado, pero leyendo lo que publica el fabuloso ARKIV PERÚ, nos enteramos que falleció víctima de un mal renal en los fríos ambientes del Hospital Rebagliatti de ESSALUD. Se nos fue temprano. Sólo había cumplido 64 de edad y soportó su mal durante nueve años. Nosotros vamos por los 80 y no hemos querido dejar de reseñar a tan brillante artista del dibujo. "Mario Moreno". Un peruano que dignificó su arte con entrega total a su profesión y al que jamás dejamos de evocar. Gracias.

Serván, Moreno, Martínez, Cané y García Calderón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada