sábado, 13 de diciembre de 2014

JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ "EL PUMA". MARAVILLOSO EMBAJADOR MUSICAL DE VENEZUELA.

José Luis Rodríguez
Los que como nosotros estamos inmersos en el mundo del espectáculo artístico que se aprecia en nuestra Lima querida, tenemos que ponderar el paso de un cantante que se ha adueñado de todas las simpatías que su arte derrocha. Nos referimos a José Luis Rodríguez "El Puma", de maravillosa voz y que a través de muchos años, con sus temas que son un mensaje de amor, se ha hecho cómplice de muchas íntimas aventuras que nadie confiesa. Aquí no hacemos historia. Sí hacemos caso a sus muchas entrevistas y de las que podemos desarrollar esta reseña.

Lo tenemos en nuestra capital integrando un grupo de "entrenadores" que selecciona cantantes para la versión peruana de "La Voz", concurso que tiene su origen en Europa, en los Estados Unidos y ya desde hace mucho tiempo. A través del cable lo hemos podido apreciar en varios países de Sudamérica y entre ellos la Argentina, en el que precisamente participó como tal. Se podría decir que no es un novato en esta faena y por lo tanto es un amplio conocedor de la misma. Su propia experiencia de concursante en Venezuela, allá en sus inicios, le da esa categoría que muestra entre nosotros.

"El Puma".
No ha sido fácil conseguir la fama para "El Puma". Según nos consta por experiencias de artistas nuestros en ese país, muy complicado. José Luis Rodríguez, el último de once hermanos producto de su padre, un buen comerciante que falleció cuando sólo contaba seis años, un niño, y de una ama de casa, además activista política que huyó del régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez para refugiarse en Ecuador, lleva en si una pesada historia sobre sus hombros. Al volver a Caracas e iniciarse en el trabajo se emplea como electricista, actividad que aprendió en un instituto técnico de su ciudad.

La otra faceta, la innata, la que lleva en su prodigiosa garganta y como talento natural, le sirve también para ganarse el sustento dando serenatas. Es su etapa de pruebas e integra grupos de voces juveniles que no llegan al éxito, porque se separan. Decide abrirse campo y tal como podemos apreciar a los concursantes de hoy en "La Voz Perú", él incursiona en lo mismo. Participa en muchos eventos de esta naturaleza y sin la suerte debida. Nos imaginamos que hoy en su desempeño de maestro en el concurso en mención, debe evocar toda aquella poco feliz etapa de su vida dedicada al canto.

Cantante, actor y empresario.
Hasta llegó a grabar un disco con el que no pasó nada. Probó fortuna en la famosa orquesta "Billos Caracas Boys" y reemplazando nada menos que a Felipe Pirella, un grande de Venezuela que tomaba rumbo de solista y que nosotros admiramos y conocimos de su historia. Incursiona José Luis en la actuación y se va llenando de experiencias, pero no logra obtener lo que más anhela: el triunfo. No consigue comentarios favorables, pero no ceja en su empeño. Graba muchos discos bajo la sombra de aquel nombre famoso de la orquesta caraqueña y había que continuar en el intento.

Protagonizaría la telenovela "Una muchacha llamada Milagros" y es allí en la que personifica al "Puma", personaje central y que le da el nombre que hoy ostenta. Va a España y Manuel Alejandro compone la balada "Voy a perder la cabeza por tu amor", tema de una telenovela que lo consagra definitivamente en el gusto del público. Hasta aquí nuestro relato sobre José Luis Rodríguez "El Puma". Hay muchas y mejores publicaciones sobre su vida, pero nosotros sólo nos dedicamos a reseñar a quienes nos han dado el gusto de saborear su arte y este es el caso de tan singular hermano de Venezuela. Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario