domingo, 1 de octubre de 2017

TRADICIONES DE OCTUBRE CON HUGO OREZZOLI. Por Raúl Álvarez Russi.

La Procesión del Señor de los
Milagros.
Octubre es el mes de las tradiciones en Lima, capital del Perú. Para muestra, tres ejemplos: Se venera al Señor de los Milagros, con la procesión más impresionante del mundo, donde, más de un millón de personas, acompañan por toda la ciudad a una imagen del Cristo crucificado, que fue pintada en una pared de adobe por un esclavo oriundo de Angola, África, en 1650. Esta manifestación dura tres días. Otro ejemplo son las corridas de toros en el coliseo más antiguo de América, la Plaza de Acho y que data de 1776. Igualmente, en este mes, se celebra el Día de la Canción Criolla Peruana, creado por iniciativa de Don Juan Manuel Carrera, el 31 de Octubre de 1944. 

La Cebichera.
Festividades limeñas han sido pintadas por el artista plástico peruano Hugo Orezzoli, nacido el 30 de Abril de 1964 en el emblemático barrio de Jesús María. Allí, en su infancia, se llenó de esos matices de colores, que la ciudad le brindaba con sus grises de invierno y sus soles de verano. Se impregnó de recuerdos y así pudo plasmar y dar a conocer su arte. 

El Microbús
Había vivido en varias ciudades de los Estados Unidos y recaló con su familia en Miami. Quizá, por la cercanía a sus recuerdos, nacieron sus obras y personajes como "La Cebichera", "El Heladero", "El Emolientero", "El Microbús" y "La Procesión del Señor de los Milagros". Paquirri, el torero al que en su adolescencia fuera a verlo torear y le firmara un autógrafo, se le quedó impregnado con los colores de su traje de luces.

El Heladero
Sus óleos, sobre dimensiones importantes, casi de un metro y medio por uno y medio, son "cuadrazos" en los que empezó a pintar sus recuerdos y decorar las paredes de un restaurante que había inaugurado con su señora esposa en Miami Beach. Se cumplieron así sus sueños de niño, aquellos en los que pintaba a sus amigos y que su mamá Aurora le incentivaba. Algunos de sus compañeros todavía atesoran de manera particular cada cuadro. En sus obras se nota su admiración hacia el mexicano Diego Rivera y por el pintor colombiano Fernando Botero.

La Anticuchera
Lleva su profesión con un sello muy personal y digno de admiración por quienes se han puesto delante de sus obras. No sólo los que posaron o fueron "retratados" por sus inspirados pinceles llenos de peruanidad y que todo latinoamericano reconoce. Se podría afirmar que la década del 60 del siglo pasado, queda impresa por el maravilloso arte de "El Pancho Fierro de la mitad del siglo XX", nuestro admirado pintor, el maestro HUGO OREZZOLI. Gracias.



Turrón de Doña Pepa
El Cajoneador

Traje de Luces
Jarana Criolla